Comercio Justo



El Comercio Justo, también llamado ‘Fair Trade’ (FT) o ‘Alternative Trade’ (AT), es una forma alternativa de comercio, que sirve como herramienta de cooperación para crear relaciones comerciales voluntarias y justas entre productores (países del Sur) y consumidores (países del Norte). Su principio fundamental es garantizar a los productores una compensación justa por su trabajo, así como unas condiciones laborales dignas y respetuosas con el medio ambiente, ayudando así a las poblaciones empobrecidas y en desarrollo a salir de su explotación y dependencia.

En la actualidad, el Comercio Justo conforma una red internacional consolidada con más de 2.000 organizaciones productoras repartidas en 75 países de África, Asia, América Latina y el Caribe, en las que se integran más de 2 millones de personas; 500 distribuidoras y 4.000 tiendas especializadas, además de entidades de certificación e instituciones internacionales reguladoras.

Los 10 Principios Internacionales del Comercio Justo son:

  • Creación de oportunidades para productores con desventajas económicas
  • Transparencia y responsabilidad
  • Prácticas comerciales justas
  • Pago de un precio justo
  • Asegurar ausencia de trabajo infantil y trabajo forzoso
  • Compromiso con la no discriminación, equidad de género y libertad de asociación (sindical)
  • Asegurar buenas condiciones de trabajo
  • Facilitar el desarrollo de capacidades
  • Promoción del Comercio Justo
  • Respeto por el medio ambiente

La Carta de los Principios de Comercio Justo se firmaba en 2009 por las Organizaciones FLO y WTFO.

Los Organizadores

La mayoría de las organizaciones que compran a los productores son miembros o están acreditadas por una o varias de las federaciones nacionales o internacionales. Estas federaciones coordinan, promocionan, y facilitan el trabajo de las organizaciones del Comercio Justo.

Las siguientes organizaciones forman parte de la asociación FINE que son las redes principales del Comercio Justo y juntas dirigen la ‘Oficina de Defensa del Comercio Justo’:

F – ‘Fairtrade Labelling Organizations International’ (FLO), ahora ‘Fairtrade International’
I – ‘International Fair Trade Association’ (IFAT), pasó a llamarse ‘World Fair Trade Organization’ (WFTO)
N – ‘Network of European Worldshops’ (NEWS!), ahora forma parte de (WFTO)*
E – ‘European Fair Trade Association’ (EFTA)

* NEWS! (Network of European Worldshops) dejó de existir en su forma original en 2008 y hoy forma parte del World Fair Trade Organization (WFTO).

FLO – Organización Internacional de Etiquetado Justo

‘Fairtrade Labelling Organizations International’ (FLO), ahora ‘Fairtrade International’ es la organización internacional responsable de establecer los criterios de FAIRTRADE basándose en sus estándares internacionales de Comercio Justo.

El holandés Max Havelaar lanzó en 1988 la primera marca Fairtrade bajo la iniciativa de la agencia de desarrollo holandesa Solidaridad. FLO se creaba en 1997 en Bonn, Alemania, con el objetivo de unir las diversas iniciativas de sello de garantia de Comercio Justo que habían comenzado a desarrollarse a finales de los 80 por Europa y Norte América, para armonizar los criterios y el proceso de certificación Fairtrade bajo una misma organización, que hoy engloba a 25 organizaciones Fairtrade de 21 países.

La organización basa sus estándares internacionales de acuerdo con el Código ISEAL de ‘Buenas Prácticas para Establecer Estándares Sociales y Ambientales’. Los estándares garantizan que el producto se ha elaborado en condiciones dignas, comprado a un precio justo y que cubre de manera estable los gastos de producción, dejando además un margen para la inversión en proyectos de la comunidad de los productores, como puede ser la construcción de escuelas y hospitales o centros de formación profesional. FLO además apoya a los productores en el proceso e identifica posibles mercados.


Los productos que cumplen los estándares de Comercio Justo de FLO se distinguen por su Sello Fairtrade – Fairtrade Mark. El Sello Fairtrade es un instrumento de certificación que garantiza al consumidor, que el producto que lo porta cumple los estándares y de que los productores invierten en su desarrollo los beneficios obtenidos. El primer sello Internacional de Certificación Fair Trade lo lanzaba FLO en 2002.

A partir de 2004, FLO se divide en dos organizaciones independientes: FLO y FLO-CERT. En 2007 varias Redes de Productores entraron a formar parte de la junta directiva de FLO, pasando a ser copropietarios de la entidad además de miembros:

CLAC – Fairtrade Latinoamérica y Caribe
AFN – Fairtrade África
NAPP – Faitrade Asia y Pacífico.

Sólo tres años más tarde, esas organizaciones de productores de Comercio Justo firmaban el primer Memorandum de Entendimiento para formalizar la red CAN: (CLAC-AFN-NAPP), un organismo intercontinental que promueve la colaboración entre redes.

La toma de decisiones en FLO se realiza en asambleas, donde las Redes de Productores tienen su propia asamblea y las Iniciativas de Sello tienen la suya, y en ellas cada grupo tiene la oportunidad de deliberar sobre los asuntos que les interesan. Una vez al año se realiza una Asamblea General con todos los miembros donde la mitad representan a los productores.

FLO-CERT es el organismo de certificación independiente del sistema global Fairtrade que se encarga de controlar, revisar y certificar que se cumplen los estándares del Comercio Justo.

Todo aquel interesado en producir o comercializar productos con el sello Fairtrade debe registrarse en FLO-Cert. La certificación es exigente y justa con todos los actores registrados en Fairtrade (productores, exportadores, importadores, fabricantes y licenciatarios) y realiza auditorías a todos ellos.

En el 2007, FLOCERT se convertía en el primer organismo de certificación social en el mundo en obtener una acreditación ISO 65. En el 2015, recibía la acreditación ISO 17065.

Además de sus propias auditorías sociales, FLOCERT presta servicios de auditoría conforme a SMETA (Auditoría de comercio Ético a Miembros Sedex). SMETA/Sedex es una organización sin ánimo de lucro cuya plataforma online permite a las compañías almacenar y ver datos sobre prácticas de negocio éticas y responsables. Tanto FLO-CERT como SMETA/Sedex basan sus auditorías en el código de referencia desarrollado por la ‘Iniciativa de Comercio Ético’ (ETI), que es la alianza de reconocimiento mundial de empresas, sindicatos y ONGs de apoyo a los derechos de los trabajadores.

FLOCERT actualmente opera en más de 120 países con más de 3.300 clientes en todo el mundo, que van desde los pequeños productores en los países en desarrollo, a los grandes minoristas globales. Cuenta con alrededor de 90 empleados y más de 100 auditores.

Además de FLO-CERT, la WFTO reconoce también como Entidades Certificadoras de Comercio Justo a:

Naturland Fair – de Alemania
Ecocert – de Francia
spp.coop – Simbolo de Pequeños Productores de América Latina (antes Fundeppo)
Fair for Life y Naturland – de Suiza

WFTO – Organización Mundial de Comercio Justo

The World Fair Trade Organization (WFTO) es la red mundial de organizaciones que representa la cadena de suministro del Comercio Justo. Creada en 1989 con sede en Holanda, tiene como objetivo mejorar las condiciones de vida y el bienestar de los productores y trabajadores en desventaja, relacionando y promoviendo organizaciones de Comercio Justo y abogando activamente por una mayor justicia en el comercio internacional.

Los distintos tipos de miembros de WFTO son comerciantes justos: productores, proveedores, cooperativas, exportadores, importadores, mayoristas y minoristas, que demuestran un compromiso al 100% con el Comercio Justo y aplican los diez principios del Fair Trade a su cadena de suministro. Otros miembros son las redes nacionales y regionales de Comercio Justo e instituciones financieras, dedicadas a promover los principios del Fair Trade.

La Organización Mundial del Comercio Justo engloba arededor de 355 organizaciones en 75 países. Aproximadamente el 65% de los miembros se encuentra en el sur (Asia, África y Latinoamérica) y el resto provienen de Europa, Norte América y el Pacífico.

– Dentro de la WFTO se han formado 5 redes regionales:

– Redes Nacionales incluyen entre otros:

Ecota: Fair Trade Forum en Bangladesh, FTG Nepal: Fair Trade Group Nepal, Fair Trade Philippines, FTF-I: Fair Trade Forum India, KEFAT: Kenya Federation for Alternative Trade, etc.

EFTA – Asociación Europea de Comercio Justo

EFTA – European Fair Trade Association (no confundir con EFTA: ‘Asociación Europea de Libre Comercio’) tiene como objetivo dar apoyo a los miembros de sus organizaciones en sus trabajos y alentarles a cooperar y coordinar. Facilita el intercambio de información y redes, crea condiciones para división de labores e identifica y desarrolla proyectos conjuntos.

La ‘Asociación Europea de Comercio Justo’ se constituía informalmente en 1987 por algunas de las importadoras europeas más importantes, consiguiendo estatus formal en 1990. EFTA abarca 9 importadoras europeas en 8 países (Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, España, Suiza y el Reino Unido).

Todas estas redes de organizaciones de FINE ofrecen a los productores de países en vías de desarrollo acceso directo a los mercados del Norte y unas condiciones laborales y comerciales justas e igualitarias, de manera que les asegure un medio de vida sostenible, respetando la idiosincrasia de sus pueblos, sus culturas, sus tradiciones y los derechos humanos básicos, además de la sustentabilidad del medio ambiente.

ONGs y Asociaciones Pacifistas y Ecológicas con el Comercio Justo

El Fair Trade está promovido también por varias organizaciones no gubernamentales (ONGs), Naciones Unidas y por movimientos sociales y políticos -como el pacifismo y el ecologismo-, tales como Amnistía Internacional, Oxfam, Greenpeace o Cáritas, entre otras. Otro ejemplo es el de la Federación SETEM compuesta por 10 ONGs y creada en 1968, que centra su trabajo independiente en concienciar a nuestra sociedad de las desigualdades Norte-Sur, denunciar sus causas y promover transformaciones sociales, individuales y colectivas, para conseguir un mundo más justo y solidario.

De hecho, los inicios del Comercio Justo corrieron a cargo de ONGs y entidades solidarias que ponían a la venta productos Fair Trade en sus pequeños comercios especializados con un gran soporte de voluntariado. Millones de personas solidarias impulsan y practican el Comercio Justo desde diferentes partes del mundo, como los voluntarios que en sus horas libres trabajan en las tiendas llamadas del tercer mundo.

Comienzos del Comercio Justo

El Comercio Justo nacía en los años 50 para combatir la desigualdad y la pobreza y contribuir al desarrollo a través de prácticas comerciales justas respetando a su vez el medio ambiente, promovido por países como Estados Unidos, Reino Unido, Holanda, Alemania y Suiza.

En 1964 comenzaba el sistema de Comercio Justo, con la conferencia de la UNCTAD -Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Allí, algunos grupos plantearon suplantar la ayuda económica hacia los países pobres por un régimen de apertura comercial de los mercados de alto poder adquisitivo. Solo unas pocas agrupaciones de habitantes de los países desarrollados promovieron la creación de tiendas “UNCTAD”, que comercializarían productos del llamado Tercer Mundo en Europa, evitando las barreras arancelarias de entrada.

En abril de 1969 se iniciaba una cadena de tiendas “solidarias” en Europa, con la apertura de la primera tienda de Comercio Justo en el pueblo holandés de Breukelen. Tan sólo en dos años, el número de las tiendas solidarias ya ascendía a 120 en los Países Bajos. A partir de ese momento, las tiendas del Comercio Justo se extendían por Alemania, Suiza, Austria, Francia, Suecia, Gran Bretaña y Bélgica.

Los Productores

Los productores forman parte de cooperativas u organizaciones voluntarias y funcionan democráticamente. Reciben directa o indirectamente asistencia técnica, recursos, asesoría empresarial y acceso al mercado internacional. No quieren recibir subsidios y ayudas asistenciales si luego el comercio no va a ser justo, lo que piden es que se les pague razonablemente de acuerdo a su labor y calidad del producto final, y que les abramos nuestros mercados a sus productos.

El lema “We want trade, not aid” (Queremos comercio, no ayuda), expuesto por un representante de los productores africanos en la primera reunión de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) en 1964 en Ginebra, Suiza, simplifica el deseo de los productores de comerciar a precios justos sin ninguna ayuda o subsidio que los haga dependientes, siendo conscientes de que un comercio equitativo sería la clave para un desarrollo y crecimiento económico más sostenible.

El Comercio Justo beneficia sobre todo a los pequeños productores agrícolas, trabajadores rurales y artesanos que suelen quedar excluidos de los canales del comercio convencional donde tiene que enfrentarse a prácticas desleales por parte de las grandes empresas con la connivencia de los gobiernos y las multinacionales que dominan las cadenas de suministro.

Junto con el precio de sus productos, las organizaciones de productores reciben una prima que se invierte en desarrollo económico, social o ambiental –La Prima de Comercio Justo. Un ejemplo sería un 33% que recibe el productor de Comercio Justo sobre el precio final de una tableta de chocolate, mientras que en el comercio convencional es del 6%. (datos 2010)

Más de un millón y medio de productores y productoras, pertenecientes a 632 organizaciones de 59 países del Sur venden sus productos a través del Comercio Justo. Según datos de Fairtrade International, tres de cada cuatro organizaciones productoras Fair Trade se dedican a la producción de alimentación y de materias primas como el algodón. La mayor parte de las entidades que se dedican a la producción textil o la artesanía están situadas en África y Asia, y la mayoría de sus integrantes son mujeres, de acuerdo a la Organización Mundial del Comercio Justo.

Las Organizaciones Importadoras

Las organizaciones importadoras compran productos a las organizaciones productoras, pagándoles un precio establecido de común acuerdo, que les permita vivir en condiciones dignas y acceder a nuevas oportunidades de educación y desarrollo económico y social.

Los comerciantes intentan evitar intermediarios entre productores y consumidores, de manera que comprando directamente a un campesino o artesano, evitan pagar a un posible explotador.

Pagan generalmente por adelantado para evitar que los productores tengar que buscar otras formas de financiarse. También apoyan a los productores asesorándoles en la mejora de los productos, con apoyo técnico y de gestión. La mayoría de las organizaciones importadoras suelen ser miembros o están autorizadas por alguna de las federaciones nacionales o internacionales.

Los Productos

sello_comercio_justoSegún la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO), un producto es de Comercio Justo justo cuando ha sido elaborado por alguna organización miembro de WFTO y cuenta con alguna de las certificaciones que otorgan sellos de garantía de Comercio Justo: Fairtrade, Fair for Life, Ecocert, Naturland Fair o SPP.
Las Entidades o Sellos Certificadores
Todos los productos del Comercio Justo llevan ese sello que los identifica como tales, es el Sello de Comercio Justo – Sello Frairtrade o Fairtrade Mark si llevan el sello de la marca Fairtrade, que ya certifica el 85 % de los productos del comercio justo- o esta acreditado por alguno de las otras entidades certificadoras mencionadas anteriormente.

En 1973 se comercializó el primer producto alimentario importante: el café FT, producido por cooperativas guatemaltecas bajo la marca común “Indio Solidarity Coffee”, que dio un gran impulso al crecimiento del sistema. A partir de los años 80 la lista de productos involucrados creció con la incorporación de mezclas de café, té, miel, azúcar, cacao y nueces, mientras que las artesanías crecieron en cantidad y calidad. Enseguida se unieron a la lista frutos secos, arroz, zumos de frutas y especias.

Ya en 1992 se vendían un 80% de productos artesanales y un 20 % de productos agrícolas. En 2002 el porcentaje correspondiente a los productos artesanales de Comercio Justo era de un 25.4% mientras que los productos alimenticios llegaban al 69.4%. Ese mismo año, nacía el nuevo Sello de FAIRTRADE (Internacional Fairtrade Certification Mark) con el fin de simplificar los procedimientos de exportación, facilitar el comercio internacional, y mejorar la visibilidad del sello en los estantes de los supermercados.

Hoy en día se venden todo tipo de productos como juguetes, ropa, muebles, libros, accesorios del hogar y de escritorio, música, bisutería, flores… La lista de alimentos del Comercio Justo se ha ampliado incluyendo muesly, chocolate, confituras de frutas, barritas de sésamo, anacardos de chocolate, cous cous, quinua, galletas de miel, cerveza de banana, algodón, balones de fútbol, vino, ron, mojito o cafés de Nicaragua, Perú y Chiapas, entre muchos otros.

En el año 2014 se vio un incremento significante en volúmen de ventas al por menor en categorías de productos clave*: algodón (28%) y cacao (24%) con los Programas de Abastecimiento Fairtrade impulsando casi la mitad del aumento en volúmen de ventas. *(Sólo el 1% del cacao mundial se vende bajo condiciones de Comercio Justo Fairtrade. En el caso del azúcar y el algodón, el porcentaje es todavía inferior.)

Algunos tienden a pensar que los productos Fair Trade son caros, sin embargo, en la mayoría de los casos, estos no son más caros que cualquiera de los productos de similar calidad que se comercializan en el mercado convencional. Los productos de Comercio Justo tienen demanda por considerarse de calidad, además de los valores agregados de equidad con los productores y conciencia medioambiental.

Los Consumidores

Comprando productos de Comercio Justo evitamos la explotación de los productores -muchos son tratados como esclavos, incluso niños-, aseguramos los derechos de los trabajadores y trabajadoras, pagamos un precio justo en relación calidad-precio, y ayudamos a preservar el medioambiente. Desde la Coordinadora Estatal de Comercio Justo nos dan 10 razones para consumir productos Fair Trade.

En los Productos Fair Trade los consumidores son informados acerca del origen de éste, las materias primas utilizadas, y en algunos casos se facilitan detalles del proceso de fabricación. En la actualidad, los consumidores pueden acceder a una red de 3000 tiendas solidarias repartidas por diez países europeos, en Canadá, Estados Unidos y Japón.

Los consumidores de todo el mundo se gastaron 5.9 billones de euros en 2014 en productos certificados con el sello FAIRTRADE, promoviendo un aumento salarial para los productores de Fairtrade y por consiguiente, reduciendo su vulnerabilidad. Los datos indican que los consumidores a nivel mundial siguen comprometidos con el Comercio Justo certificado y los productos Fairtrade.

Fuentes y Enlaces