Alimentos Ecológicos

alimentos_eco
En los últimos tiempos se está hablando mucho de los alimentos ecológicos, orgánicos y biológicos, pero para empezar, ¿Cuál es la diferencia entre ellos?

Ninguna, según la legislación española los tres términos significan lo mismo.

Pero, ¿Que son los Productos Ecológicos, Orgánicos y Biológicos?

Los productos orgánicos, ecológicos y biológicos, son productos naturales que más que por lo que son, se definen por lo que no son: productos que NO CONTIENEN pesticidas, plaguicidas, fungicidas, insecticidas, herbicidas, fertilizantes o abonos sintéticos; y en el caso de los productos animales sin hormonas de crecimiento, antibióticos, aditivos, conservantes o colorantes, y que tampoco han sufrido ninguna modificación genética. Los productos orgánicos pueden derivar de la agricultura, ganadería, avicultura, acuicultura o apicultura ecológica.

Según el Codex Alimentarius (Código de los Alimentos), la producción ecológica se define como: “un sistema de ordenación de la producción que promueve y mejora la salud del agrosistema, con inclusión de la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo”.

6 Beneficiosas Razones para Consumir Alimentos Ecológicos:

1.- Saludables

La razón de más peso para consumir alimentos orgánicos es que no introducimos en nuestro organismo sustancias tóxicas dañinas para nuestra salud a medio o largo plazo. Al no consumir sustancias nocivas o modificadas genéticamente -ni siquiera las semillas-, nuestro organismo asimila correctamente todos los
nutrientes y vitaminas de los alimentos, y sin alterar las funciones metabólicas.

En la ‘Biblioteca Nacional de Medicina’ de EE.UU. indican que diferentes tipos de pesticidas pueden afectar a la salud de varias maneras: algunos pesticidas son carcinógenos, es decir, se sabe que causan cáncer, algunos pueden ocasionar defectos congénitos, otros afectan el sistema nervioso, endocrino y hormonal, y otros pueden irritar la piel y los ojos, además de bloquear la absorción de nutrientes importantes.

El proyecto European Project Quality Low Input Food (QLIF) iniciado en Marzo de 2004 y finalizado en Abril de 2009 por la Comisión Europea, que integró un total de 15 países y realizó 31 investigaciones con la colaboración de Universidades y las publicaciones de más de 100 periódicos científicos y un coste de 18 millones de Euros, concluía:

  • Los niveles de antioxidantes (flavonoides, polifenoles, glucosinolatos) resultaron ser más altos en los cultivos orgánicos.
  • Los niveles de compuestos indeseables como micotoxinas, glucoalcaloides, cadmio y niquel resultaron mucho más bajos en los cultivos orgánicos.
  • Además, los niveles de ácidos grasos poliinsaturados, tales como CLA y Omega 3 estaban entre el 10% y el 60% más altos en leche y productos lácteos orgánicos, las verduras de hoja y frutas orgánicas mostraron un 90% más de vitamina C, y el contenido de proteínas de los cereales de grano orgánico resultaron entre un 10% y un 12% superior.

    Por otro lado, el director del ‘Instituto Suizo de Investigación sobre Agricultura Ecológica’ (FiBL), Urs Niggli, declaraba sobre las diferencias entre alimentos orgánicos y convencionales, que “ambos poseen la misma cantidad de sustancias primarias (nitrógeno, fósforo, azufre y potasio, entre otras), pero que sin embargo, los productos ecológicos contienen ciertas sustancias como los flavonoides y los carotenoides en dosis muy superiores, por lo que pueden actuar como protectoras contra el cáncer y reforzar el sistema cardiovascular”.

    En lo concerniente a los alimentos genéticamente modificados (transgénicos), Gundula Azeez y Coilin Nunan, de la organización ecológista británica ‘Soil Association’, publicaba en Febrero de 2008 un artículo en su periódico: “Cultivos Genéticamente Modificados – Los Efectos en la Salud”, que mostraba que la leche, huevos y carne procedente de animales alimentados con transgénicos, contienen ADN transgénico, concluyendo que las personas están expuestas a los peligros de ese ADN genéticamente modificado, con consecuencias como son el cáncer, incremento de enfermedades y trastornos relacionados.

    La organización independiente GMWatch publicaba en 2009 el artículo: “Gallinas listas no se dejan engañar por comida genéticamente modificada”. Estas gallinas africanas que rehusaron comer el alimento de maíz que se les daba, llevó a descubrir que el maíz había sido alterado genéticamente para producir proteínas tóxicas para ciertos insectos y hierbas. Cuando un animal se niega a comer su alimento, es una clara señal de que algo falla en su comida.

    2.- Respetan el Medio Ambiente

    La producción ecológica implica un proceso respetuoso con el medio ambiente, pues al no utilizar ningún tipo de químicos evita la contaminación de la tierra, el agua, el aire y los seres vivos. La obtención de estos productos mantiene el equilibrio del ecosistema ya que se realiza mediante recursos energéticos renovables y el aprovechamiento racional de los recursos naturales.

    En vez de químicos se realiza el control biológico para controlar las plagas y parásitos que pueden atacar a las plantaciones, para ello se usan otros insectos que son depredadores de la plaga y son inofensivos para la plantación, preservándose así la biodiversidad. Las granjas orgánicas tienen por ello un promedio de 30% más de especies y 50% más de animales como pájaros, mariposas o abejas.

    A diferencia de los cultivos tradicionales, con la agricultura ecológica las plantas se benefician de todos los nutrientes que necesitan de la tierra con la rotación de cultivos, que consiste en alternar distintas plantas con necesidades nutritivas diferentes en un mismo lugar durante distintos ciclos, de esta manera el suelo se mantiene siempre fértil, se controlan las malas hierbas y disminuyen los problemas con las plagas y las enfermedades.

    También es muy importante destacar que cuando consumimos productos importados que tienen que ser transportados en aviones o grandes buques de mercancías, estamos contribuyendo a la contaminación atmosférica, por ello es importante consumir, sino productos locales, al menos productos nacionales o de países cercanos que no tengan que realizar el transporte por avión o mar.

    3.- Se Mira por el Bienestar de los Animales

    Los animales criados de forma ecológica habitan en granjas donde pueden pastar libremente en espacios abiertos y en corrales al aire libre, al contrario de lo que sucede con los animales criados de forma convencional o industrial, donde se les mantiene hacinados en espacios reducidos, muchas veces sin ver la luz del sol, y a los que se les quitan las colas, picos y cuernos.

    Pensar que, por ejemplo, los cerdos son más inteligentes que los perros, y aquellos que viven en malas condiciones sufren mucho, pero por desgracia a algunas personas eso no les importa mientras puedan comprar a un precio barato. Si sabemos que los médicos recomiendan comer carne sólo 1 vez a la semana, entonces se podrían permitir carne de buena calidad y con la garantía de que el animal ha sido tratado bien.

    A los animales de granjas ecológicas se les evita el estrés, no se les inyectan hormonas de crecimiento*, no se les castra y no se les practica la inseminación artificial. Su alimentación se basa en pastos naturales, leche de sus propias madres, y piensos y forrajes ecológicos, y en caso de que el ganado enferme sólo usan tratamientos fitoterapéuticos u homeopáticos para su curación.

    (* Engordar con hormonas a los animales está prohibido en España desde el 30 de junio de 1977.

    El transporte de los animales y su sacrificio se rige por las normas establecidas en el reglamento de control ecológico para tratar a los animales de modo ético y que sufran el menor dolor posible. Además, la ganadería ecológica potencia las variedades autóctonas que son las que mejor se adaptan a las condiciones de la zona.

    4.- Favorecen el Consumo Local

    El consumo de productos ecológicos autóctonos ayuda a la supervivencia de los agricultores y ganaderos locales, favorece el desarrollo rural sostenible de las comarcas y evita la contaminación por transporte desde otros países o continentes.

    5. Máximos Niveles de Calidad

    El sistema de producción de los alimentos orgánicos es de máxima fiabilidad, pues está sujeto a rigurosos controles desde el campo hasta los comercios donde se venden, mediante las empresas de control y certificación acreditadas que controlan e inspeccionan las materias primas utilizadas, el proceso de elaboración, el envasado, etiquetado y transporte.

    6.- Mucho Mejor Sabor

    El sabor de los alimentos orgánicos son mucho más sabrosos, quizás su apariencia no sea perfecta y se vean más pequeños, pero el sabor es definitivamente mucho mejor. Los tratados químicamente y/o modificados genéticamente (transgénicos), a la vista se ven muy apetecibles y de apariencia perfecta, pero no saben ni la mitad de buenos.

    La Gran Pregunta: ¿Por qué algunos Productos Ecológicos pueden resultar más Caros?

    En primer lugar, hay que tener en cuenta que los alimentos de producción convencional consiguen mantener precios bajos a base de mecanizar e industrializar los procesos de producción; fuerzan el crecimiento de las plantas cultivadas con agroquímicos, fertilizantes y abonos químicos, y la modificación genética; y en el caso del ganado y aves, con hormonas de crecimiento y agua inyectada, por lo que su producción es mucho mayor a la ecológica.

    La producción ecológica precisa de unos cuidados más laboriosos, que unido a su exigente proceso de control, implica unos rendimientos más bajos. Por otro lado, cuando un agricultor tradicional decide cambiarse a la producción ecológica se encuentra con tramites muy exigentes, no sólo de la normativa a cumplir, sino también del conocimiento de productos y materias primas que en muy pocas ocasiones le son proporcionadas.

    Y por último, todavía existe falta de apoyo por parte de las administraciones, que se traduce en un menor acceso a los grandes canales de distribución, algo por lo que se está luchando desde las diferentes organizaciones relacionadas con el mercado ecológico.

    Pero también tenemos la posibilidad de crear nuestro propio huerto ecológico, para disfrutrar de verduras y frutas ecológicas todo el año.

    Fuentes y Enlaces:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *